Todo sucede aproximadamente en medio segundo. Sus primeras milésimas están invadidas por la sensación de sorpresa, pero, de pronto, algo estalla. Solo sentimos un gancho, que llega directo a la mandíbula, y que alude a la torpeza de esos mili-segundos sin entender que hemos sido noqueados. Entonces caemos en la cuenta. Pero desde el suelo. Ya es demasiado tarde… 

Cuando nos golpea una

LA CASA DE LA MEMORIA - HARTOS DE RECIBIR GOLPES 1557297275 664 LA CASA DE LA MEMORIA - HARTOS DE RECIBIR GOLPES

HARTOS DE RECIBIR GOLPES - HARTOS DE RECIBIR GOLPES

Ver fuente